Hace rato que les había prometido hablarles de esta práctica, que por más rara y exótica que suene, es ancestral y era ampliamente utilizada por parteras y curanderas tradicionales en América Central y del Sur, proveniente de las culturas Maya y Azteca, son llamadas también 'bajos' o 'Ba-azadas'.

En los últimos años han vuelto a adquirir popularidad entre las personas con vulva que buscan alternativas naturales para gestionar su salud ginecológica, ya que es una práctica poco invasiva y bastante efectiva, debido a que la vagina cuenta con paredes recubiertas de una mucosa muy permeable y vasos sanguíneos que tienen un rápido contacto con la circulación en general. Por esto es tan importante también qué colocamos en contacto con esa zona!

Pero cómo se hacen?

Se pueden hacer sentadx, paradx, en cuclillas, sentada en una silla enrejada, con la olla en el bidet (o incluso podés hacerte o comprar un banquito especial para esto), tapándose de la cintura hacia abajo con una toalla, una falda larga o hasta un poncho! Cuidando que no queden agujeros por dónde se escape el vapor.

Se calienta el agua en una olla o cuenco CON TAPA, esto es muy importante ⚠️ se debe tener mucho cuidado con la temperatura, no se debe sentir molestia ni calor excesivo de ninguna manera, es una zona muy delicada y sensible! Se debe destapar el cuenco o la olla muy de a poquito para que el vapor salga DE A POCO! 😰

Igualmente yo recomiendo investigar a fondo e informarse bien antes de ir a la práctica, esto es sólo una guía superficial con fines informativos, hay mucha información disponible en internet para hacerlo correctamente.

A mí particularmente me parece una práctica linda e interesante para recuperar e incorporar en nuestro botiquín de cuidados naturalesSe recomienda hacer las vaporizaciones regularmente, a modo preventivo y como parte de una rutina de autocuidado y mimo.

⏪ Volver al Blog